Cargando…

El Ciclo Agrario es una propuesta para acercarse a la comprensión de la cultura tradicional campesina y a las diversas dimensiones que la constituyen, reconociendo un universo de saberes y formas de organizar el mundo hasta ahora ignorados o sepultados bajo los estereotipos convencionalmente utilizados para concebir la diversidad.

En la cultura tradicional campesina, el encuentro con la naturaleza y lo trascendente se vive cotidianamente y se manifiesta a través del Ciclo Agrario. El tiempo se organiza en torno al ritmo de la tierra, a partir de la siembra de la semilla del trigo en el mes de mayo, hasta culminar su proceso de crecimiento con la cosecha y su conversión en alimento diario, para luego volver a preparar la tierra y comenzar un nuevo ciclo, siempre cargado de afectos, que le otorgan sentido al mundo y a la vida.

La cocina campesina se sitúa como el espacio central desde donde fluye la vida cotidiana y se transmiten los antiguos saberes gestados en la experiencia de los ancestros. Allí, el ciclo de vida personal y familiar se reproduce vinculado permanentemente con el de la naturaleza, manifestado en el trabajo agrícola propio de cada época del año. Mes a mes, las labores que se desarrollan en la tierra, y que sustentan relaciones de colaboración y reciprocidad, se conectan con la ritualidad, las festividades y las devociones, que van fortaleciendo la fe y la relación con lo sagrado, estrechando lazos afectivos y comunitarios.

A lo largo de este ciclo anual, la poética tradicional se prolonga como una ventana para la expresión del alma y las emociones colectivas. Cancionero, adivinanzas, brindis, versos, cuentos, mentiras, chascarros y el lenguaje cotidiano la reflejan a través del tiempo, re-creándola de manera permanente.

La propuesta que a continuación presentamos está diseñada en relación a este proceso en que el trabajo de la tierra, la fe y la festividad se encuentran indisolublemente ligados.

Descarga el Ciclo Agrario

Te invitamos a descargar el Ciclo Agrario en una versión diseñada para su impresión.

Brindo dijo un campesino
brindo por la noble tierra
que tanta riqueza encierra
de diamante y oro fino.
Uno produce pa´l vino
pa’ distintos cereales
pajarillos y animales
que alegran los bellos días
brindo yo por melodías
por los ríos y canales.

Matilde Peña. Santa Juana. 1978.
Subfondo Sylvia Gutiérrez