Un Comentario

  1. (No soy un buen transcriptor, por ello,
    es muy probable que hayan varios errores en la letra que puse, sin embargo la comparto de todas maneras)

    A todos los nacidos,
    nadie piensa en igualarme,
    nací a los pies de mi madre,
    alivio de mi destino.
    El Redentor me previno,
    a quien todos los cristianos,
    y por fin vayan escuchando,
    por ser tan grande el prodigio,
    todas las madres con sus hijos,
    y tan mal que le pagamos.

    La madre padece mucho,
    por un hijo ‘e sus entrañas,
    yo como bien le pagara,
    para poderle dar gusto,
    la madre no tiene punto,
    desde que empieza a criarlo,
    si el hijo le sale malo,
    la madre mucho lo siente,
    pasa dolores de muerte,
    y tan mal que le pagamos.

    Si el hijo sale a rodar,
    del lado de padre y padre,
    yo como bien le pagara,
    para poderle dar gusto.
    La madre no tiene punto,
    desde que empieza a criarlo,
    si el hijo le sale malo,
    la madre mucho lo siente,
    pasa dolores de muerte,
    y tan mal que le pagamos.

    La madre le dice al hijo:
    sos ingrato, varias veces,
    te hay criado nueve meses,
    en el vientre de mi vida.
    le dice: «madre querida,
    tiene razón y derecho,
    me ha criado con tus pechos,
    nueve meses, y tantos días,
    contárselo que me vaya,
    será quitarle la vida».

    Qué glorioso el angelito,
    botoncito de clarín,
    que hasta el día de su muerte,
    un ángel ha de venir.
    Y San Pedro con San Juan,
    lo vendrán a recebir,
    en las puertas de la gloria,
    con un florido jardín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *