Un Comentario

  1. Gustavo Sepúlveda

    En Santiago venden flores,
    en Cauquenes maravillas,
    en el pueblo ‘e Curanipe,
    venden cuentos y mentiras.

    De Santiago pa’ abajo,
    doscientas leguas,
    tengo una casa de alto
    para mi suegra.

    Para mi suegra, sí,
    y al otro lado,
    tengo un castillo de oro
    pa’ mi cuñado.

    Sí, ay, sí, ay, mi vida,
    prenda querida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *