Un Comentario

  1. Tus ojos, querido mío,
    son lindos y engañadores,
    tu mirada me fascina,
    y me matan sus fulgores.

    Tienes unos ojitos
    con dos luceros,
    que con su brillo alumbran
    el mundo entero.

    El mundo entero, sí,
    hermosa amada,
    no me niegues la gracia
    de tu mirada.

    Eres bella y graciosa,
    perla preciosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *