Un Comentario

  1. Gustavo Sepúlveda

    Quién me ha visto por aquí,
    una estrella relumbrando,
    Jesucristo anda perdido,
    la Virgen lo anda buscando.

    Y adiós, mi cielo,
    que me retiro,
    y por la Virgen del Carmen,
    por ella son mis suspiros.

    La Virgen ‘taba en el huerto
    ‘rramando sangre y llorando,
    de ver las ingratitudes,
    que aquí le estamos pagando.

    Y adiós, mi cielo,
    que me retiro,
    y por la Virgen del Carmen,
    por ella son mis suspiros.

    La Virgen como piadosa
    le va siguiendo sus pasos,
    de ver que lleva el madero,
    en sus delicados brazos.

    Y adiós, mi cielo,
    que me retiro,
    y por la Virgen del Carmen,
    por ella son mis suspiros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *